La primera impresión de una persona está basada en muchos rasgos físicos pero la sonrisa y los dientes tienen un protagonismo muy significativo en esta evaluación primaria

Si los dientes se encuentran fisurados, manchados o desalineados, entonces es hora de poner manos a la obra para conseguir una sonrisa saludable. La odontología cosmética es el arte y la ciencia de mejorar la apariencia de los dientes, utilizando numerosas técnicas que pueden incluir blanqueamientos dental, restauraciones, coronas, puentes, carillas, ortodoncia e implantes. Los procedimientos dentales cosméticos corregirán los defectos en la apariencia de sus dientes, restaurando su sonrisa y confianza en sí mismo.

Blanqueamiento dental profesional

El blanqueamiento dental es un proceso que revierte las decoloraciones del esmalte (la capa externa de los dientes) para crear una apariencia más blanca y brillante. El blanqueamiento dental es un procedimiento bien establecido en odontología. El proceso es efectivo en la mayoría de los dientes con cambio de coloración. No se pierde estructura dental natural y no requiere de anestesia. Es una forma efectiva de obtener dientes blancos más naturales.

En Dental Restyling contamos con unidad de Luz Led/Laser para dicho procedimiento, lo cual permite acortar los tiempos y reducir la sensibilidad que puedan producir algunos blanqueamientos tradicionales.

Los estudios clínicos han demostrado que blanquear los dientes con carbamida o peróxido de hidrógeno bajo la supervisión de un profesional es lo recomendable para mantener saludables los dientes y las encías.

La causa del cambio de coloración de los dientes puede ser:

  • El uso de determinados medicamentos que producen el descoloramiento dental (por ejemplo, tetraciclina) en el período de formación de los dientes
  • Consumo excesivo de flúor en el período de formación de los dientes
  • Trauma (lesión) en los dientes
  • Degeneración de la pulpa (nervio)
  • Antiguos materiales restauradores
  • Enfermedades genéticas o adquiridas
  • Envejecimiento
  • Consumo de sustancias de tinción tales como café, té, tabaco

Se ofrecen, dependiendo de su situación, dos tipos de sistemas de blanqueamiento dental: en el consultorio o en el hogar, o a veces ambos simultáneamente.

Independientemente del método que sea mejor para usted es importante que siga las recomendaciones profesionales para asegurarse de estar recibiendo el mejor y más seguro tratamiento disponible.

El procedimiento de blanqueamiento dental en el consultorio requiere de una o dos sesiones de aproximadamente una hora cada una. Comienza con la limpieza de los dientes para eliminar cualquier capa de placa o manchas externas.

Después de aislar los dientes de su entorno se coloca el gel blanqueador, que luego es activado aplicando una luz Led/Laser especial.

El gel se elimina completamente y al comparar el nuevo tono ya se comienzan a visualizar los resultados deseados.

Los resultados de blanqueamiento dental suelen variar de un paciente a otro según la estructura de los dientes. Las manchas más oscuras, como las causadas por antibióticos, pueden ser más difíciles de blanquear. Es entonces cuando se necesita una segunda sesión.

Blanqueamiento en el hogar

El blanqueamiento en el hogar siempre debe realizarse bajo la supervisión del odontólogo y siguiendo estrictamente sus instrucciones. Le será proporcionada una cubeta especial, hecha a medida, y el gel blanqueador.

Después de cepillarse los dientes, llene la cubeta con el gel blanqueador y aplíquelo aproximadamente 30 minutos al día durante una o dos semanas, dependiendo del grado de blancura que desea el paciente.

El blanqueamiento en el hogar es un procedimiento más lento que el que se realiza en el consultorio, pero tiene resultados casi comparables.

Después del procedimiento de blanqueamiento se debe evitar consumir durante varios días sustancias que manchan el esmalte, como café, té, tabaco y alimentos ácidos.

Para mantenerlos blancos y brillantes durante más tiempo, los dientes pueden necesitar retoques periódicos que requieren que asistas a una sesión de blanqueamiento rápido cada 6 a 12 meses.

Carillas de cerámica o resina

Las carillas dentales son una excelente opción cosmética para una variedad de condiciones dentales que afectan la apariencia de los dientes frontales. En muchos casos resultan la manera perfecta de restaurar la función natural y la belleza de los dientes.

Las carillas o láminas generalmente se elaboran de cerámica semitransparente y están hechas a medida para ajustarse con precisión sobre el lado frontal de los dientes existentes. También se realizan en la parte posterior de los dientes anter-superiores cuando estos sufren desgastes por diferentes motivos.

Aunque no es un método adecuado para la totalidad de los pacientes, la colocación de carillas dentales resultan una alternativa cosmética para una variedad de condiciones dentales que afectan los dientes frontales y la línea de la sonrisa:

  • Cierre de distancias entre dientes, diastemas (espacios entre los dientes)
  • Restaurar dientes rotos o fisurados
  • Cubriendo rellenos antiestéticos o manchados
  • Blanqueamiento de dientes permanentemente manchados o descoloridos,
  • Corrigiendo dientes desiguales o torcidos
  • Reponiendo desgastes superficiales e incisales.

 

Las carillas o láminas generalmente requieren tres visitas a la consulta dental. En la primera el odontólogo hará un examen completo, tomará impresiones y fotografías para estudiar el caso y confeccionará un modelo o diseño digital de sus dientes para mostrarle cómo pueden verse después del tratamiento.

En la segunda visita se prepararán los dientes mediante la eliminación de una pequeña cantidad de su esmalte frontal, si es necesario, para dejar espacio para las carillas. Otras veces no será necesario el desgaste de la superficie ya que son compensatorias y se pasará a tomar las impresiones finales que se enviarán al laboratorio para fabricar las carillas.

En la visita final se probarán las carillas para asegurar su ajuste, forma y color, y luego se cementarán de manera permanentemente en su lugar.

Se logra un aspecto saludable y natural con muy poca o ninguna molestia.

El resultado final es fuerte y de largo plazo. Las carillas pueden durar años, dependiendo de que tan bien se las cuide. Son más resistentes a las manchas y astillado. Sin embargo, es importante mantener una higiene oral adecuada y evitar hábitos como morder uñas o lápices, o masticar hielo. Los chequeos dentales regulares y las limpiezas de rutina son muy importantes para mantener sus dientes en buenas condiciones y asegurar que sus carillas sobrevivan mucho tiempo y sigan luciendo como nuevas.