Coronas
Una corona es una cubierta hecha en laboratorio que protege la parte superior de un diente. Se puede usar para restaurar la función y preservar un diente cariado, roto o agrietado. Las coronas también pueden corregir sus problemas dentales, ofreciéndole una mejor línea de sonrisa.

Nuestros profesionales pueden aconsejarle que obtenga una corona si tiene:
• Un diente extremadamente cariado o dañado que necesita restaurarse a su forma y tamaño normal
• Un diente agrietado o roto con una gran pérdida de la estructura dental
• Una antigua corona mal ajustada
• Un problema de mordida

Antes de preparar su diente para una corona el odontólogo puede primero anestesiar la pieza si es vital. Luego, el diente se reduce, se le da forma y se elimina cualquier caries. Su diente también puede necesitar reconstrucción si faltan piezas grandes. Se toma un molde del diente preparado y los dientes circundantes. Se aplica una corona temporal para proteger el diente preparado entre visitas.

El molde de sus dientes se envía al laboratorio para hacer su corona permanente.
• Evite comer alimentos duros o pegajosos.
• Cepille suavemente la línea de las encías alrededor de la corona temporal
• Sea extremadamente cuidadoso al usar hilo dental entre los dientes

En la siguiente cita, el odontólogo quita la corona temporaria y colocará la corona permanente en su diente, asegurándose de que su mordida se sienta normal y que la corona tenga la forma y el tono correcto, y sea estéticamente aceptable. Una vez que ambos acuerden que la corona es aceptada, ésta se procederá a cementar.

Puentes o prótesis fija
Una prótesis fija es una forma de reemplazar uno o más dientes perdidos. Restaura la función, mejora la apariencia y ayuda a mantener saludables los dientes, las encías y las funciones oclusales. Un puente fijo es uno o más dientes de reemplazo unido/s a los dientes naturales que los rodean.

Los espacios que dejan los dientes perdidos afectan el resto de sus dientes. Estas brechas pueden causar problemas de masticación. Si falta un solo diente, otros dientes pueden desplazarse lentamente fuera de lugar, lo que afecta la forma en que encajan sus dientes.

Una mordida deficiente puede causar dolor en las articulaciones de la mandíbula, y hacer que sus dientes sean más difíciles de limpiar, lo que provocará caries y enfermedad de las encías, afectando su línea de sonrisa.
Una vez que esté en su lugar, el puente no debe ser removido. Una prótesis fija puede estar hecha de metal fundido con cerámica de color de diente, de cerámica libre de metal o simplemente de zirconio. Una prótesis fija convencional tiene uno o más dientes de reemplazo unidos a las coronas. Las coronas se cementan sobre los dientes naturales a ambos lados del espacio a rellenar. También puede ser un puente implanto-soportado.

Se necesitarán dos o más visitas dentales para preparar y colocar una prótesis fija. Los dientes a cada lado del espacio que se va a completar se deben volver a formar para sostener las coronas que sostienen la protesis fija. Las impresiones de sus dientes se toman y se envían al laboratorio dental. Durante el tiempo en que se está preparando prótesis fija, es posible que tenga un protesis temporal para proteger sus dientes reformados. Cuando el nuevo puente está listo, el profesional lo probará y se asegura de que ajuste bien, que se sienta bien y su forma y tono sean aceptables, para finalmente cementarlo de forma definitiva en su lugar.
Su prótesis fija depende de la salud de sus dientes y encías de soporte. Siempre limpie su prótesis fija y el resto de su boca siguiendo las instrucciones del odontólogo.